Chuchos en el veterinario

Publicado: mayo 8, 2009 en chistes
Etiquetas:,

En la sala de un consultorio veterinario se encuentran dos perros:

Un hermoso pastor alemán y un doberman, igualmente grande y bello.

El pastor le pregunta al doberman: ¿Por qué estás aquí?
-Bueno, a mí me van a sacrificar…

-¡Ah, caray! ¿Y por qué?
-Bueno, el caso es que le mordí la manita a la bebita de mi dueño.

-Oye, ese no es motivo…, ¿no te pueden perdonar?
-Lo que pasa es que la bebita tiene tres meses y casi le arranqué la mano.

-¡No chinges! ¿Por qué hiciste eso?
-No sé, simplemente sentí ganas de hacerlo… Pero dime, ¿por qué estás tú aquí?

-Bueno, lo mío fue también cuestión de ganas: Me estaba bañando con mi dueño, él se agachó para recoger el jabón…y no me aguanté las ganas…, me fui por detrás, lo sujeté con mis patas y me lo atoré.

-¡¡Aaaaaay, no maaaaaaaames, cabrón!! ¡¡Segurito que a ti también te van a sacrificar!!

-¡Nooop!, a mí sólo me van a cortar las uñitas.

Anuncios
comentarios
  1. Vincent dice:

    Un hombre sostenía a un gran perro con su correa, otro hombre que tenía que pasar cerca de ellos se detuvo un momento al ver al imponente animal.

    “No tenga pena, está capado”, dijo el orgulloso propietario de aquel hermoso perro, a lo que el segundo hombre respondió: “la pena es que me muerda!!!!”

    Saludos de un Veterinario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s